sábado, enero 03, 2009

¿Estamos listas las izquierdas para el 2009?

El pasado ha sido un año marcado por la llegada de esa crisis financiera que todos aquellos que pensábamos que el sistema era insostenible veníamos esperando, y la lógica nos lleva a pensar que lo peor está por llegar. Si en el 2008 se nos ha pasado la factura, ahora hay que hacer el pago en forma de destrucción de esa riqueza ficticia creada a base de crédito. Los mismos que han promovido ese crecimiento especulativo del que se han llevado la parte del león, se aprestan ahora a asegurarse de que los platos rotos en el banquete los paguemos los que no olimos ni las migajas. Los últimos meses han sido de actividad más frenética de lo que puede parecer y la estrategia se va perfilando:

Si la inminente crisis se negó mientras se pudo con el fin de que el gran sistema piramidal pudiera seguir en pié, una vez que se hizo innegable llegó la hora de hacer pasar a la gente por el amargo trago de asumir los costes, y para ello se han utilizado formas propagandísticas ya ensayadas. De la noche a la mañana en los medios solo hubo crisis, caída de bolsa y colapso económico, había que preparar a la gente mediante el uso del miedo para una de esas piruetas ideológicas que resultaría imposible de aceptar para una ciudadanía con mayor capacidad de resistencia ideológica. Una vez calentado el ambiente, donde antes era imposible obtener dinero para mejorar servicios sociales o para ayudar al tercer mundo, las cantidades inexistentes han aparecido multiplicadas por decenas o centenares con el fin de apuntalar el sistema. Los mismos que antes consideraban anatema defender cualquier papel del estado en la economía exigen ahora la intervención de este para hacerse cargo de la ruina. Donde los criterios de limitación del endeudamiento eran rígidos y básicos para el bienestar de la economía ahora se nos explica la utilidad de su relajación en estos momentos de excepcionalidad. En los mismos foros en que se defendía las maravillas del libre comercio se hablará de proteccionismo e industrias estratégicas. Es casi de admirar con la facilidad con que parece darse la vuelta a lo que hace unos meses eran dogmas inamovibles y se hace evidente que al final todo consistía en poner al poder político al servicio de los intereses de la clase dominante, un poder maniatado ante los excesos de su rapiña pero puesto en marcha para protegerla ante su propio empacho.

La dieta de los próximos meses sospecho que va a ser parecida pero en dosis aumentadas. Se nos tendrá que hacer tragar el aumento del paro y la subordinación de la política de gasto a los intereses del poder económico, mientras se nos pedirá que nos apretemos una vez más el cinturón bajo la continua amenaza de males aún mayores en caso de no hacerlo. Se apelará a nuestra responsabilidad mientras que se reprimirá con la violencia necesaria los previsibles conatos de conflictividad social a su vez que se canalizaran hacia las direcciones menos destructivas para el poder económico. Los emigrantes que antes sirvieron para mantener los salarios bajos en la fase expansiva tendrán que soportar el mayor impacto de la destrucción de empleo y los previsibles brotes de xenofobia. En nuestro país no será raro que las tensiones separatistas se intensifiquen, me temo que con la complicidad de una supuesta izquierda que se ha olvidado de lo que es y ha sido abducida por las fantasías nacionalistas, tan útiles siempre como pantalla de humo y elemento de división de las clases desfavorecidas.

Sin embargo el camino no está exento de riesgos para los que pretenden mantener en pie el sistema actual. El elaborado esquema ideológico sobre el que se basaba la actuación económico-política ha dejado de servir. Hay que construir explicaciones para la crisis que sean sostenibles y útiles a sus fines, elaborar nuevos dogmas y hacérnoslos tragar en dosis masivas hasta que se graven de tal manera que se conviertan en tales. La base ya se intuye cuando se nos habla de una crisis surgida de problemas de supervisión que no indicarían defectos estructurales y mientras se reiteran las bondades de la economía productiva capitalista y se adjetiva la burbuja especulativa como enfermedad sobrevenida no inherente al sistema. Se nos pretenderá explicar que todo ha sido un accidente por haber dejado en manos de conductores irresponsables el manejo de una maquinaria económica por otra parte perfectamente válida, se hará alguna concesión para calmar un poco las aguas y se pretenderá retomar la senda de la economía de mercado a partir de los restos del terremoto.

Si la agenda de las fuerzas conservadoras se antoja clara con las incertidumbres derivadas del desconocimiento del grado de profundidad a que pueda llevar la crisis, la pregunta importante es como va a reaccionar una izquierda a la defensiva ante las oportunidades que las nuevas circunstancias crean. Después de 30 años de derrota ideológica y repliegue hacia una creciente marginalidad derivados de un control absolutamente eficiente del espacio público, tanto político, como en el ámbito de la opinión pública y los medios de comunicación, las circunstancias han creado grietas que sería imperdonable no aprovechar antes de que las obras de reparación ya en marcha las cierren por un tiempo indefinido.

El problema al que nos enfrentamos es sin embargo complejo. A esta guerra la izquierda real (resulta obvio decir que el PSOE y sus partidos hermanos europeos no pueden categorizarse como izquierda ni con la mejor voluntad) llega dispersa, empequeñecida y lo que es peor, dividida y sin espacios de diálogo. Dispersa porque ante la derrota generalizada en la batalla del pensamiento económico los esfuerzos se han derivado hacia asuntos relevantes pero tangenciales como los derechos sociales, el feminismo o el ecologismo, o incluso más irrelevantes y discutibles (por ser generoso) como el nacionalismo o la multiculturalidad; empequeñecida no solo en cuanto al acceso al poder político, sino también en su credibilidad, en su capacidad de movilizar a la gente y en su habilidad para transmitir sus mensajes; y dividida no solo porque se aglutine en torno a una amalgama de siglas e iniciativas diferentes, sino porque parece en muchos casos que tuviera en fuerzas cercanas ideológicamente a sus mayores enemigos.

Es mucho el trabajo a realizar si queremos poner en pie una alternativa que haga frente a los esfuerzos de mantenimiento de este sistema económico perverso que nos esclaviza, nos encadena a un consumo insatisfactorio e insostenible, fomenta las desigualdades en el acceso a los recursos e impide al fin y al cabo que nos desarrollemos como personas. La primera piedra debería partir de la creación de esos espacios de diálogo que ahora mismo no existen y al que debería acudir todo aquel que esté de acuerdo en la necesidad imperiosa de cambiar a fondo la sociedad que nos rodea. Un espacio que debería circunscribirse voluntariamente a lo que nos une en la voluntad de cambio económico y social dejando fuera los ámbitos de división, y que debería trabajar en realizar propuestas concretas ideológicas y de acción.

El objetivo no sería en mi opinión crear otro partido político ni una plataforma electoral, sino más modestamente un polo que concentre y aglutine a todos los que tenemos esa voluntad de cambio. Esta unión nos permitiría no solo ser más efectivos a la hora de poner en marcha objetivos comunes, sino que nos haría ganar credibilidad ante una población desilusionada ante la realidad de la falta de alternativas a la ideología conservadora dominante que tengan alguna garantía de éxito. No se trataría tampoco de renunciar a nuestras especificidades dentro del ámbito de la izquierda, sino al contrario, de mantenerlas para ocupar un máximo espacio pero rompiendo con la tradicional imagen de enfrentamiento bajo la voluntad expresa de colaboración en los ámbitos de acuerdo.

Existe creo una voluntad de marchar en esta dirección como se refleja en los debates internos en el PCE e IU en España, Refundación Comunista en Italia o el proceso de creación del Nuevo Partido Anticapitalista en Francia. Sin embargo se corre el peligro de que la voluntad de protagonismo por parte de las fuerzas políticas que las promueven marchite sus posibilidades de éxito. Existe también el riesgo de repetir los errores del pasado acabando por crear estructuras cerradas y jerarquizadas, orientadas puramente a lo electoral, que en su voluntad de unificación acaben de nuevo por matar su propia iniciativa. Se necesita una nueva forma de organizarse menos orientada hacia conseguir resultados electorales y más hacia ganar la confianza y la participación de todos.

Hay sin embargo síntomas de que algo hemos aprendido en estos últimos años y se oyen algunos mensajes esperanzadores. Esperemos y confiemos en que seamos esta vez lo suficientemente inteligentes como para que podamos por fin tomar la iniciativa ante lo que se nos avecina, pero démonos prisa porque los acontecimientos se suceden y la realidad no va a quedarse sentada esperando.

12 comentarios:

EGS dijo...

Atentos a lo que publica The Guardian hoy sobre un supuesto resurgimiento de movimientos terroristas de extrema izquierda:

http://www.guardian.co.uk/world/2009/jan/04/france-government-left-wing-extremism

Hay que ir preparándose para la represión contra los que se opongan al sistema.

alfredo dijo...

Hola Enrique. Yo, creo que por desgracia la izquierda no puede unirse, por la sencilla razón de que carece de alternativa creible. No hay proyectos, o programas alternativos. ¿Que nos pueden proponer las fuerzas de la Izquierda Hundida?. ¿El modelo ruinoso en todos los aspectos del caido universo concentracionario, poliociaco y genocida de la URSS, China, Cuba y demás?. ¿La planificación económica, que llevo al atraso y al subdesarrollo, y a las cartillas de racionamiento?.
Aunque se que vas a decir que no, sólo en el surgimiento de una izquierda libertaria, en un sentido pragmático y reformista, que de poder a las bases, que impulse la autoorganización de los trabajadores, dentro de una democracia, sin extremismos y utopismos delirantes, se podría hacer algo. Atarse o agruparse en torno a los restos de la izquierda marxista, totalitaria sería un suicidio para la izquierda.
Creo que es hora de dejar de ver al PCE y resto de fuerzas de esa doctrina como de izquierdas. Es necesario pensar y repensar alternativas desde la izquierda, que no pasan por el engaño marxista ni leninista, ni "eurocominista".
Pero dudo que la mayoría de la gente de izquierdas se atreva a plantear cosas nuevas.
Por mi parte sigo pensando en la necesidad de crear una Izquierda Ciudadana que pueda impulsar una nueva izquierda.
Saludos.

EGS dijo...

No puedo estar de acuerdo contigo Alfredo. Yo he sido militante de IU y ni yo ni otros militantes que conozco nunca hemos defendido ese modelo con el que quieres identificarla.
Si miras los documentos que se elaboran tanto en el PCE como en IU se habla de dar poder a las bases y no creo que muchos acepten tampoco las etiquetas de marxista, leninista ni eurocomunista. Una cosa es no querer partir de la estructura actual de partidos como estos, sino empezar a trabajar de cero, y otra es no querer ir de la mano de la gente que en realidad está más que próxima a los valores que tu defiendes. Es ridículo, absurdo y lo que es peor, inutil y suicida.

alfredo dijo...

Entonces, Enrique, ¿puedo saber la opinión del PCe, perdón, Iu, sobre Cuba?. ¿Se oponen a tal dictadura?.

Saludos.

alfredo dijo...

Se me ha olvidado felicitarte el año. Y a ver si alguna vez podemos conocernos y charlar en la sede de Ciudadanos, pues Fernando me convenció de que no me diera de baja y siguiera un tiempo en Ciudadanos....
Saludos.

EGS dijo...

Demasiada gente tiene una idea equivocada de lo que es Cuba. Por otro lado el tema está más lleno de matices de lo que parece. El régimen cubano no es el de Stalin, y está sometido a un acoso indecente por parte los yanquis.

Yo trabajé con cubanos de todos los colores y los anticastristas reconocían cosas buenas al régimen de Castro. Indudablemente tiene cosas más que inaceptables.

EGS dijo...

Lo de charlar en la sede de Madrid va a estar dificil, porque mi lejanía política con muchos compañeros es realmente irreconciliable.

EGS dijo...

Perodona, feliz año nuevo para ti también.

Anónimo dijo...

vale ...pero ese situarse a la izquierda que quiere decir marxismo maoismo castrismo leninismo bakunista con rasgos gandhianos o ...? por qué no abandonar ese término tan ambiguo? y ya que queremos algo nuevo no usamos esas viejas palabras dicotomicas...

EGS dijo...

Es cierto que hay mucha confusión al respecto de lo que son las izquierdas. Para mi izquierda es toda corriente que busque un reparto equitativo de los recursos en función de las necesidades de la gente, frente a los defensores del darwinismo social o de la cultura del mérito que opinan que la desigualdad es un precio que se debe pagar con el objeto de impulsar el progreso, dado que la igualdad desincentiva la excelencia.

Hay supuesta izquierda que parece compartir estos valores pero ha asumido que son incompatibles con el bienestar, por lo que de facto se han convertido en conservadores de un sistema injusto y han dejado de ser izquierda en el sentido que indicaba arriba.

Las izquierdas de verdad tienen que cuestionar el sistema, y aunque las visiones a largo plazo de como hacerlo no coincidan, debería ser posible que se sentaran a poner una agenda de corto plazo común.

Anónimo dijo...

Vaya empanada mental que os llevais con las izquierdas y la corporeidad de los querubines.

Y Cuba no estaría embargada si Fidel Castro no se hubiese ido a ver a Krushev para ofrecerle poner misiles en Cuba apuntando a EEUU a pocos Kmtrs de su costa. Este "entrañable barbudo" estuvo a punto de provocar la 3ra guerra mundial, o sea otra masacre, ojo.

Quien la hace la paga, y si Castro tuviese (o hubiese tenido) vergüenza y decencia no permitiría el estado lamentable en que se encuentra su pais solo por defender obsoletos postulados que no han servido más que para traer miseria, y enfrentarse a la primera potencia mundial.



Revolución o muerte, manda hue...

be dijo...

華麗夢想,
夢世界,
酒店經紀,
酒店工作,
酒店上班,
酒店打工,
禮服酒店,
禮服公關,
酒店領檯,
華麗夢想,
夢世界,
酒店經紀,
酒店工作,
酒店上班,
酒店打工,
禮服酒店,
禮服公關,
酒店領檯,
華麗夢想,
夢世界,
酒店經紀,
酒店工作,
酒店上班,
酒店打工,
禮服酒店,
禮服公關,
酒店領檯,
華麗夢想,
夢世界,
酒店經紀,
酒店工作,
酒店上班,
酒店打工,
禮服酒店,
禮服公關,
酒店領檯,
華麗夢想,
夢世界,