sábado, octubre 17, 2009

Un breve sobre "Àgora"

Ayer fuí por la noche a ver Ágora, de Amenabar. Había leido algunas críticas de la película y me llamaba la atención la polarización entre gente a la que le encanta y gente que parece odiarla. Mi conclusión despues de ver la película es que en todo esto miente hasta el apuntador.

Me explico. Alejandro Amenabar y alguno de sus defensores argumentan que la película no critica al cristianismo, sino al fundamentalismo religioso, de forma que tan malos serían en esta los cristianos como sus enemigos paganos. En realidad eso es falso, la película toma partido, si bien no de forma tan obviamente maniquea como se acostumbra. Los cristianos aparecen como los malos, algo que parece lógico cuando el trasfondo es la brutal muerte por estos de la filósofa Hypatia y su sangrienta toma del poder. En el film los cristianos siempre provocaran primero, y cuando sus enemigos reaccionan no dudan a pasarlos a cuchillo. Tampoco queda un resquicio en la película para separar a los cristianos buenos de los malos. El mismo monje que reparte pan a los pobres encabeza las matanzas, mientras que el taimado obispo utiliza el fanatismo de sus seguidores para imponerse en la toma del poder.

Así pues lo sorprendente es que aunque nadie lo dice, sospecho que buena parte de las reacciones adversas tienen que tener que ver con el duro ataque a la religión cristiana. Es lógico que las reacciones positivas también se encuentren mediatizadas. Yo si fuera cristiano seguramente me hubiera levantado indignado, pero como odio profundamente el cristianismo como cualquier otra idea religiosa, disfruté como un enano.

Dejemos pues los puntos sobre las ies. La película de más de dos horas no se hace larga como algunos dicen, ni baja de ritmo en exceso en ningún momento. Los personajes se construyen con suficiente credibilidad, la trama es interesante e incluso las gotas de información sobre el pensamiento astronómico son simplemente gotas que no pueden abrumar ni a un niño de 5 años. La reconstrucción histórica es creible en cuanto a vestuario y escenarios.

Que a mi me gustara la película era facil. Soy un entusiasta de la historia y de la divulgación científica y un anticlerical militante. A mi mujer sin embargo que no comparte mi forma de ser le gustó la película tanto como a mi. De cual fué su acogida por el resto de la bastante llena sala es buen ejemplo el atronador silencio en que todo el mundo queda cuando la película acaba, y es que sin duda la película no deja a la gente indiferente.

En resumen, una película que en mi opinión es claramente miltante y que los que alberguen fuertes sentimientos religiosos no deberían ver si no quieren correr el riesgo de salir indignados. Para los que somos ateos militantes o simplemente la mayoría excéptica la película es entretenida y es de las que hace reflexionar. Esto último se resume en una frase que extraí de un blog americano donde se hablaba de la película. Cuando Àgora acabó, contaba, la persona que estaba sentada a mi lado salió diciendo: "los cristianos son uns cabrones."

En tiempos como estos un poco de ideología es refrescante. Gracias Alejandro Amenabar


1 comentario:

be dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.