jueves, diciembre 05, 2013

Mi renuncia enviada al Centro de Transfusiones de la Comunidad de Madrid

Este es el e-mail que he mandado esta mañana al Centro de Transfusiones de la Comunicad de Madrid anunciando mi baja como donante de sangre si el servicio se privatiza.
Estimados señores,
Hace ya unos cuantos años que soy donante habitual, aproximadamente 3 veces al año. Mi número de tarjeta del Centro de Transfusiones es el 398.774 y mi última donación se produjo el 6 de septiembre pasado. 
Recibo con estupor e indignación la noticia de que la Consejería de Salud ha decidido “externalizar” (eufemismo para privatizar) el servicio de donaciones. Los dirigentes de la Comunidad siguen con su agenda de eliminación de lo público sin atender a lo que los ciudadanos queremos, y ahora pretender extender dicha agenda a un servicio como el suyo que requiere de la colaboración altruista de esos mismos ciudadanos cuya opinión y deseos desprecian cada día. Esta vez me temo que han equivocado el tiro, porque al contrario del resto de prestaciones sanitarias, en las que el público es receptor de servicios y por tanto poco puede hacer para oponerse a las privatizaciones ante lo que es una necesidad vital, la donación es una prestación que todos hacemos voluntariamente y a la que evidentemente no se nos puede forzar.
En las actuales circunstancias, pueden considerar revocada mi colaboración con ustedes y cancelar mi tarjeta de donante el día siguiente al que la privatización tenga efecto. No puedo ser colaborador en la destrucción de un servicio de sanidad pública que aprecio profundamente y al que le estoy sumamente agradecido por su excelente atención cuando he necesitado acudir a él. Les rogaría que de alguna manera hagan saber a los dirigentes políticos del Servicio Mandrileño de Salud las consecuencias que para el servicio de donaciones puede tener esta poco reflexionada medida, y el impacto que puede tener en forma de bajas del número de donantes.
Espero que este asunto tenga solución y que quede en un mal paso que se corrigió sin consecuencias. La fecha de mi próxima donación se acerca y veo que como siempre existe cierta falta de reservas de mi grupo, A-, por lo que dejar de colaborar en un servicio tan fundamental será algo que viviré con tristeza.
Un saludo


Enrique Girondo Sirvent

Creo que esta vez han medido muy mal. Espero que mi ejemplo cunda y veamos como se ven forzado a dar marcha atrás en esta medida ante el riesgo de bajada del número de donantes. Espero igualmente que la dirección de la Cruz Roja reciba también presiones por parte de sus miembros para que no participen en esta nueva agresión a la sanidad pública.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Pero Enrique...la medida no es "no donar" si no hacerlo en los hospitales públicos La gestión de estas donaciones SI van a seguir quedándose en la sanidad pública !!!
#DonaSoloEnHospitales Esta es la manera de apoyar ;)

EGS dijo...

Pero lo que yo quiero es que den marcha atrás, y para ello tienen que ser conscientes de que también tenemos nuestras armas. Lo que propones deja abierta una puerta que yo quiero que se cierre.

Anónimo dijo...

Y yo !!!! como madrileño, como donante y como trabajador del Centro de Transfusión !!! Pero si falta sangre los únicos perjudicados serán los enfermos. Desviemos todas las donaciones a lo que queda en lo público y dejemos a CruzRoja sin negocio.

EGS dijo...

No va a ser suficiente. Lo que yo hago es ponerme en huelga, sabiendo que esta medida tiene sus perjudicados a corto plazo, pero es la única medida para forzar a los que deciden a dar marcha atrás.

Estos que nos gobiernan no se pueden permitir que su medida tenga un impacto relevante, y darían marcha atrás el día siguiente si las donaciones bajaran de golpe.

Anónimo dijo...

De acuerdo Enrique. Somos libres de actuar según criterios. Pero recuerda que esto es peligroso, la sangre no se puede comprar como las sabanas de los hospitales si faltan. Las sábanas son higiene y la sangre es vida.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Gracias Enrique, peleamos por lo mismo y tu postura me anima a seguir.

MARIA DE SANCHA ROJO dijo...

Enrique, soy estudiante de periodismo de la escuela de EL PAÍS, y estoy escribiendo un artículo sobre la privatización de las donaciones.

Me gustaría hacerte una pequeña entrevista como donante decepcionado que se ha desapuntado.

Te dejo mis datos, y te agradecería que te pusieras en contacto conmigo lo antes posible:

MARIA DE SANCHA
T. 669 904 004
maria.desancharojo@gmail.com

Anónimo dijo...

Me asombras Enrique. Creo que sería conveniente que dieras un paseo por los recuerdos y te acordaras que hay muchas personas que "tienen familia", como tú, y por tanto toman decisiones que van en contra de lo que ahora leo y he leído en otros blogs, como tú has hecho otras veces, porque tienen que ganar dinerito, ¡que materialismo!
Perdona, si quieres, pero no me puedo creer que intentes dar lecciones de honestidad y rectitud desde este blog, más te valdría entender que las personas toman decisiones en base a sus intereses personales en ese momento, como tú has hecho también a pesar de que aparentemente pasabas por encima de tus “principios”.
Piensa, piensa,...

EGS dijo...

En mi postura al respecto de las donaciones de sangre no veo ningún interés personal, más allá de lo que supone ayudar a tener un sistema sanitario que funcione para todos, y por tanto para mí mismo.

Por otro lado yo no quiero dar lecciones a nadie. Tampoco soy nadie relevante, solo escribo lo que me preocupa en este blog. Lo que sí me gustaría es que la gente por lo menos se plantee las cosas y no pase por encima de ellas sin percibirlas siquiera.

Anónimo dijo...

Enrique, quizás fuera mas útil devolver el carnet de donante, pero el de Cruz Roja, yo es lo que pienso hacer. Y por supuesto donar exclusivamente en Hospitales Públicos.