miércoles, febrero 20, 2008

El timo del "PPOE"

Yo no conozco mucho de estas cosas, pero tengo entendido que cualquier timo como es debido cuenta con tres protagonistas: el timador, el gancho y el incauto. La figura del gancho resulta fundamental para calentar a el pobre incauto que no acaba de quedar convencido por las razones del timador. Como es obvio, el engaño solo se sostiene en la medida en que el incauto desconozca la connivencia entre timador y el gancho.

Digo todo esto porque en este pais de noble tradición en el timo, las similitudes entre la política bipartidista y los clásicos timos de la estampita o el tocomocho son mayores de lo que parecen. Nuestro timador en el gobierno se ha pasado los últimos cuatro años atacando los problemas más serios de los españoles:

-Matrimonios homosexuales.
-Negociación con ETA.
-Ley de la Memoria Histórica
-Educación para la ciudadanía.
-Estatutos de autonomía
-Alianza de civilizaciones

A un español medio todas estas cosas le podrían parecer secundarias ante asuntos como el incremento del precio de la vivienda, el impacto de la inmigración, la falta de servicios públicos, la precariedad laboral, las deslocalizaciones, la creciente desigualdad en la distribución de la riqueza, la imposible conciliación de vida familiar y laboral... No pasa nada, para eso está el socorrido gancho en la oposición que, con grandes voces e histerias, magnifica lo que no son más que temas simbólicos y nos convence de su importancia mayúscula. No pocos españoles se tragan el anzuelo y hacen suyas las polémicas. Se generan cerrados bandos y una legislatura absolutamente plana y continuista se convierte por arte de nuestros estafadores en la de la ruptura de los consensos.

Dentro de dos semanas y media se consumará el timo, y la gente invertirá su única arma democrática, su voto, en una inversión política que cree jugosa y que no es más que el timo del PPOE. Algunos, atónitos, no sabemos si admirarnos ante la habilidad de los timadores, o desesperarnos ante la ingenuidad de los incautos.