lunes, febrero 04, 2008

¿Otra izquierda es posible?

En los tiempos que corren resulta evidente que la política anda desprestigiada. Se ha instalado en la mayoría de nuestro entorno la idea de que las ideologías han sido desplazadas por los intereses, que la política resulta una mera gestión y que elegir a los políticos mejores consiste en elegir a los menos torpes y más honrados. En justa lógica los partidos políticos (y en eso Ciudadanos, mi partido, no es una excepción del todo) se lanzan a vender a sus líderes muy por encima de los programas electorales que se supone van aplicar. Como prueba, a fecha de hoy y con la campaña bastante lanzada seguimos sin conocer el programa de los grandes partidos.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí? ¿Qué fue de toda esa gente que aspiraba a cambiar algo, que pensaba que se podía construir un mundo mejor? 30 años de bipartidismo PSOE-PP han laminado sus esperanzas hasta dejarnos un censo de votantes desconfiados y desilusionados que a lo más que llegan es a participar para castigar al candidato que menos les gusta, y no sin razón.

¿Seremos capaces de reconstruir un discurso de izquierdas creíble y que genere ilusión entre toda esta gente que demuestran cada día su altruismo y generosidad con su participación en organizaciones cristianas, ecologistas o de ayuda al tercer mundo?

A lo mejor no, pero como dice el título de mi blog, yo no seré de los que me conforme.