jueves, septiembre 25, 2008

¿Y que pasa con los planes de pensiones privados?

Entre los muchos dogmas económicos neoliberales que están cayendo en estos días (algo bueno tenía que tener este desastre) creo que el de la bondad de los planes de pensiones privados va a ser uno de los siguientes.

El dogma consiste en que los planes de pensiones públicos son insostenibles y que debe impulsarse el ahorro privado mediante planes de pensiones como única salida al problema. Como todo dogma se sustenta en nada, pero no por ello es defendido con menos vehemencia. Por poner un ejemplo os recomiendo la lectura de esta noticia de Febrero de este año relativa a un informe del BCE al respecto: http://www.libertaddigital.com/noticias/noticia_1276324261.html

Extraigo la siguiente cita:

Ante los retos del futuro, el estudio que presento hoy el representante del BCE recomienda, principalmente, la creación de un sistema complementario de pensiones privadas que propicie la transferencia al sistema financiero del riesgo que supone la longevidad de los españoles, como medida estratégica para afrontar la incertidumbre que plantean los cambios demográficos.

El director del estudio, Cesar Molinas, consideró que este sistema complementario, al que actualmente se puede recurrir de forma voluntaria, se podría implantar como "obligatorio" para fomentar el ahorro de los españoles y asegurar la trasferencia del riesgo de envejecimiento al sistema financiero.


Digamos las cosas claras, los planes de pensiones privados son un enorme negocio para las instituciones financieras que cargan comisiones abusivas y obtienen recursos ingentes con los que operan ofreciendo rentabilidades irrisorias. A nadie en su sano juicio se le ocurriría acudir a ellos si no tuvieran las desgravaciones que tienen así pues ya sabemos quien puede estar interesado en difundir tan alarmantes noticias. El hecho de que el BCE defienda tan ardorosamente estos intereses debería dar que pensar al respecto del tipo de democracia en que vivimos.

Con las instituciones financieras en peligro de colapso masivo me pregunto si queda aún alguien con tan poca vergüenza como para seguir reivindicando las ventajas de los sistemas de pensiones privados.